¿Qué es un Wellness Coach?

El wellness coach (o entrenador del bienestar), es una figura aun bastante desconocida en nuestro país. Existen múltiples creencias erróneas sobre el rol que desempeña. Mucha gente piensa que un wellness coach es un consultor de fitness o de nutrición que te da consejos vitales como complemento a sus servicios.

Sin embargo, un Wellness Coach bien formado, tiene un rol mucho más amplio. Su función NO es dar consejos como experto. Su función es facilitar a sus clientes técnicas y herramientas que les ayuden a establecer los objetivos para poder llevar una vida más saludable, e impulsar a las personas a usar sus habilidades específicas y recursos para que lo logren.

¿Por qué tiene sentido ahora más que nunca?

El mundo se está transformando hacia una sociedad donde la velocidad, la multitarea y las nuevas tecnologías son los nuevos protagonistas. Esta nueva manera de vivir está teniendo un fuerte impacto en la salud física y mental de las personas. La pandemia del COVID-19 ha agudizado aún mas este impacto en múltiples planos (ansiedad, insomnio, apatía, falta de concentración etc.)

En este contexto, las personas no tienen el conocimiento, las herramientas, el tiempo o la motivación para pararse a pensar en objetivos de bienestar. Todos queremos sentirnos bien, más descansados, más delgados, más en forma, pero no sabemos bien como hacerlo. Intentamos hacer dietas, nos proponemos hacer ejercicio, o tratamos de bajar nuestros niveles de estrés de múltiples maneras.

Existe mucha información (artículos, vídeos, posts) sobre qué ejercicio debes de hacer, sobre tipos de dietas, sobre mindfulness…El problema es que estas soluciones no siempre son las adecuadas para todos. No a todo el mundo le gusta o le funciona hacer cross fit, o boxeo, hacer una dieta Paleo, o apuntarse a un curso de meditación. Cada uno de nosotros tiene una necesidad diferente, unas motivaciones y unos patrones de conducta únicos, y esto tiene mucho impacto en el éxito o en el fracaso de lo que nos propongamos llevar a cabo. Implementar un cambio profundo, requiere estrategias, foco, motivación, control y un objetivo claro. Cuando no se hace así, estos cambios suelen generar frustración, pereza y por tanto abandono.

Por otro lado, la mayoría de los programas y actividades relacionados con el bienestar que se llevan a cabo actualmente, trabajan de manera especializada en un área concreta, sin tomar en consideración otros aspectos del cuerpo o mente: dietas, entrenamiento, terapias para el sueño, todo se trabaja de forma individual y separada. Al centrarse sólo en un aspecto, no se producen resultados globales, sino parciales y por tanto incompletos.

Es en estos procesos de cambios, dónde un Wellness coach bien formado, ayuda al cliente a tomar conciencia de su situación real, conectar con sus valores y sus motivaciones, a poner en valor sus fortalezas y acompaña al cliente en el proceso de definir un plan de acción impúlsándole hacia sus objetivos de una forma sostenible.

 

Wellness coach y Wellness coach ejecutivo

La profesión de Wellness coach se puede realizar desde varias aproximaciones. Por un lado existen profesionales del bienestar (personal trainers, profesores de pilates, nutricionistas y un largo etc.) que quieren incorporar herramientas y metodologías que les ayuden a impulsar su oferta de servicios actual. Abordar un programa con un cliente desarrollando un programa más holístico, y con herramientas y metodologías probadas, tiene un impacto mucho mayor, y por tanto el éxito de sus programas será más profundo y sostenible en el tiempo.

Por otro lado hay personas que no se dedican profesionalmente al Wellness, pero que quieren integrar alternativas o complementos a su situación actual desarrollando de manera parcial su rol de coach. Personas que quieren explorar vías de complementar ingresos en actividades que les llenen o simplemente ayudar a los demás.

Para ambos perfiles existe una gran oportunidad en el ámbito corporativo, lo que llamamos el Wellness coach ejecutivo. Se trata de un tipo de coach que desarrolla programas de bienestar en el ámbito de las empresas.

Para poder acceder al mundo corporativo, se requiere una formación muy específica que incluya el aprendizaje de metodologías y herramientas de consultoría y medición.  De esta manera se podrá ofrecer un servicio que se pueda integrar en la estrategia de negocio de la empresa más que limitarse a dar un taller de nutrición, una clase de yoga, o una sesión de mindfulness.

Aprender a entender las necesidades de los departamentos de recursos humanos, hablar el mismo lenguaje, y poder ofrecer un programa con herramientas fiables y medibles, una gran seguridad al coach, y ayuda a las empresas a tener empleados más motivados, más saludables, y por tanto con mayor compromiso.